Es domingo en Puerto Peñasco, es día de comer el tradicional caldo de Gallina Pinta en el Bacanora Grill

La gastronomía en Sonora se caracteriza por la fuerza en sus sabores, austeridad, con toques salvajes, con gran carga de energía, alimentos necesarios que nacieron hace cientos de años remontados en las sierras sonorenses, así como en las largas playas.

Lo nativo, lo arcaico, el sabor heredado por nuestros antepasados, todo lo que somos, esa búsqueda la encontramos al sentarnos los domingos en el restaurante Bacanora Grill y solicitarles la especialidad del día, en este caso caldo de Gallina Pinta, elaborado de manera minuciosa, cuidando el sabor típico.

Gallina Pinta. Domingo. Bacanora Grill. Puerto Peñasco. 2

Cada porción saboreada lentamente nos traslada a lo rural de nuestro interior, a recordar las abuelas, la tierra mojada, los campos, las grandes mesas compartidas con familiares, a lo esencial, lo sencillo y puro de los sabores. El grano de maíz, el frijol entero, la carne que se desbarata lentamente en nuestro paladar, el absorber los sabores de la carne con el hueso. El sabor añadido por medio del cilantro, el chiltepín, las tortillas de harina, cebolla, un manjar, simplemente un poema que nos trae comal, brasa, mandil de abuela, sabor austero, sabor real, la sazón sonorense. Maravillosa experiencia.

El domingo 5 de octubre llegamos a comer en familia al Bacanora Grill, fuimos atendidos personalmente por sus socios propietarios, elegimos una mesa exterior donde el Muelle nos transmite el Puerto Peñasco en lucha, en su búsqueda por ofrecer un mejor destino a su gente, combinación perfecta de la grandeza del mar, con la riqueza de la sierra sonorense, con su cocina.

Gallina Pinta. Domingo. Bacanora Grill. Puerto Peñasco. 14

Ahí nos dispusimos para una gran experiencia, siempre la expectativa al solicitar un platillo, de inicio nos dieron una sopita del día, un sabroso caldo en porción aceptable para preparar el paladar, posterior los totopos, salsas, un guacamole en su punto; llegó el platillo estelar, un gran plato con caldo de Gallina Pinta, un manjar, el olor impecable, sin saturaciones, el sazón equilibrado, todo cocinado en su punto, la jugosa carne desprendiendo su sabor; las tortillas de harina, el chile verde, una fiesta en el interior, evocaciones constantes de momentos familiares, esa feliz nostalgia que sentimos los que estamos ausentes. Los que queremos rememorar tiempos de abuelas, tías, las primeras caricias maternales otorgadas a través de la comida, de las cocinas humeantes, recientes, llenas de atención a cada detalle. En Bacanora Grill lo logran a la perfección.

Gallina Pinta. Domingo. Bacanora Grill. Puerto Peñasco. 17

Flan cocinado por Jorge Bonillas

Por si fuera poco, al finalizar el deguste, la poesía, acompañado todo con música mexicana, una buena plática, atenciones personalizadas, nos llegó el postre cocinado por Jorge Bonillas, un delicioso flan con dejos de coco, decorado con cereza y hojas de hierbabuena, con un color ámbar torneando a su alrededor,  antes que nada arte para tus ojos, después arte para el paladar; cada pedazo desbaratado en la boca avisa un paraíso. Bien por todo lo logrado, por cada detalle, una felicitación a los cuatro socios que se han esmerado en construir un espacio dedicado al sabor sonorense, a conservar tradiciones, a defender la cocina rural, lo primario, rústico, lo que somos.

Un bravo para Carmen Martens, Martín Martínez, Jorge Bonillas, Eddie Wharez, lo han logrado. El éxito lo tienen desde el momento que se comprometieron con brindar lo mejor de lo que tienen, con armar un menú digno de reyes con carnes, pescados y mariscos de la mejor calidad y excelencia. El cuidado en las bebidas, en los postres, en ese sabor que se lleva de regreso a casa y quiere uno regresar en su búsqueda, la sensualidad en todo su esplendor.

Por la tarde, porque nos quedamos varias horas contemplando el atardecer, llegó a comer el también restaurantero Homero Ortega, quien es respetado y considerado uno de los mejores propietarios con cocina de autor; aprovecharon para que les firmara un plato del recuerdo, los cuales están poniendo en una de las paredes interiores del restaurante, una colección de los chefs que constantemente van a comer al Bacanora Grill, eso es más que suficiente para avalar la calidad de su cocina.

Gallina Pinta. Domingo. Bacanora Grill. Puerto Peñasco. 9

Así que mis amigos lectores es domingo en Puerto Peñasco, es día de comer el tradicional caldo de Gallina Pinta en el Bacanora Grill de las 14 a las 23 horas. Alístense que una Gallina Pinta los espera. Fomentando el turismo cultural, comprometidos con Puerto Peñasco. Aché.

Bacanora Grill. Gallina Pinta. Puerto Peñasco.

Gallina pinta, receta por Elsa Olivares del libro “El sabor de Sonora”

INGREDIENTES (Para 6 a 8 personas) :

  • 4      lts. de agua
  • 1      cola de res en trozos de 5 cm. aprox.
  • 1      kg. de pecho de res en trozos o chambarete
  •         (chamorro) en 3 cm. aprox.
  • 1/2   kg. de frijol pinto
  • 1/2   kg. de nixtamal o maíz precocido*
  • 1      cabeza de ajo
  • 1      cebolla blanca grande
  • 1      mazo de cilantro
  • 1     chile verde sin semillas y sin cola
  •        sal al gusto (se agrega después de que reviente el maíz)

PROCEDIMIENTO:

En una olla grande, se ponen a fuego lento los cuatro litros de agua y la carne. Cuando la carne suelta espuma, esta se retira con una cuchara hasta que el agua quede clara, se agrega el frijol (crudo) y el nixtamal (crudo)* bien lavado, la cebolla, el ajo y el chile verde (no se agrega sal porque si se hace no revienta el grano).

Se deja cocer por espacio de hora y media o hasta que la carne se ponga suave y el nixtamal haya reventado.

Se agrega el cilantro en mazo, se deja hervir durante 10 minutos. Se agrega sal al gusto y ya se puede servir.

La Gallina Pinta es más sabrosa al día siguiente (recalentada).

Una modalidad actual es sacar el mazo de cilantro, la cebolla, el chile y el ajo junto con una cucharada de caldo, licuarlo y vertirlo nuevamente al caldo a través de un colador. Esto acentúa el sabor y da al caldo el carácter de sopa como si hubiera sido cocinado a fuego lento desde el día anterior.

*Si se usa nixtamal del que se expende como maíz precocido en tiendas de autoservicio, el proceso se modifica poniendo el maíz, media hora después que el frijol y se deja cocer una hora.

 

Comments

comments

Pin It

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>