Rosa de los ocho vientos: Afrodita frente al mar. Teatro Bar en Casa de la Playa.

Afrodita. Casa de la Playa. Evento Puerto Penasco. Teatro Bar. 2

  • Por Nina Mier
  • Fotos Socorro González Barajas

PUERTO PEÑASCO, SONORA. A LUNES, 11 DE MAYO 2015.- Semanas antes del sábado 25 de abril elegimos la fecha de acuerdo a los tiempos de la naturaleza, así como a los tiempos personales de los involucrados en realizar el Teatro-Bar frente al mar con el monólogo “Afrodita, historias en femenino plural” de la Cia. Rosa Vilà Font.

Cuando se empezó con la promoción del evento los calendarios no marcaban pronósticos climáticos inadecuados para ese día. Justo cuando en mi memoria conservaba noches inolvidables de abril. No fue así. Días previos a la fecha el cielo, el mar, el viento se ondeaban generosos y serenos en el puerto.

Exterior frente al mar en Casa de la Playa como escenario, preparativos para cien, tanto en el bar como en alimentos. Corriendo entre manteles, mesas, sillas, adornos, montaje de escenario, visualización del evento una noche antes por la actriz, así como la coordinadora María Conchita Peralta; mientras tanto yo me puse a investigar quién era el dios del viento en todas las culturas para intentar llegar a un acuerdo.

Reservaciones para 120, 100, 90, 50 fluctuaban entre el miércoles, jueves, viernes, sábado por la mañana, un tiempo de Semana Santa, desfasado de la prometida primavera en esplendor. El invierno se alargaba en nuestras narices sin poder evitar lo inevitable. Cancelaciones de último momento de porcentaje de interesados. Los patrocinadores no respondieron. Empezaron las campañas, dieciocho  fueron a celebrar.

Viernes por la noche, así como todo el sábado estuve incomunicada en El Farol Galería tomando el Taller de Periodismo Narrativo con Imanol Caneyada, mientras en Casa de la Playa Rosa y Conchita eran testigos del viento que soplaba con más fuerza, con más frío. Me dijo Conchita que había plan A, plan B a lo que creí  que uno de los planes era cambiar el teatro al interior de Casa de la Playa que tiene un gran salón de usos múltiples. No, el salón no estaba en condiciones para esa noche. Entonces.

Dioses del viento:

Ik para los mayas

Huayra Tata para los indígenas aymaras de Argentina y Bolivia

Ehécatl, mitología mexica

Corus, mitología romana

Céfiro, los Anemoi, Eolo, Tifón, Nolo, Bóreas, Argeles, Céfiros, Kirth… para los griegos.

Una rosa de los vientos es una representación de una flor de lis como símbolo del Norte, sostiene los nombres de los ocho vientos, es utilizada para las cartas de navegación desde 1504.  Rosa Vilà Font, nuestra Rosa, subió al escenario del plan B.

Rosa de los vientos se plantó frente al mar. Una noche de marea brava, donde la fuerza de la naturaleza desafió la voluntad del hombre, la voluntad de Rosa, de Afrodita, al fin también diosa del amor, la belleza y el deseo; así entre voluntades se instalaron sesenta asistentes a disfrutar de las historias en femenino plural. Las mesas sin manteles, sin adornos, las mesas en espera de las diez antes medianoche.

El vestido largo color escarlata mostraba la espalda de Afrodita, mientras, ella narraba sus historias “Si sabes de cuentas y te gustan los cuentos, si quieres conocer la historia de la mujer esqueleto, si crees que no existe el amor… perfecto, si en tus sueños suceden escenas que no puedes imaginar en la vigilia, si te gusta cocinar recetas para una vida en libertad…”. La música daba el ritmo, soplaba el viento, flotaban notas de canciones de Ricardo Solfa, Gazpacho, Bebe, Ayo…

En el desafío, entre el viento, la marea, las estrellas, estola al aire en tono índigo. Entre dos jaulas contenidas apenas con cuentos y cuentas, a veces Afrodita danzando en la arena entre ellos, entre ellas, así fue esa representación teatral. La voluntad de Afrodita convenció al mismo Poseidón, dios de los mares de aquellos griegos.

Al finalizar, los aplausos, la primera entrega teatral para muchos de los presentes, su primera experiencia en teatro bar experimentada en cuarta dimensión, lo femenino en lucha, el arte en cesión. Solamente me atreví a decir que esa noche, no sabía por qué, estaba destinada a realizarse.

Carlos Lan fue el hombre del bar. Richard Scott al inicio partió el viento con sus notas al Sax. Conchita sonrió feliz, antes, durante y después. Socorro, coordinó los principios, los finales. Las muchachas brindaron sin parar hasta que la alegría se desbordó en fotos de grupo  con el precioso cantante roquero del pueblo. La Cia. Rosa Vilà Font no sabe aún qué pasó esa noche puesto que cenaron sushi con cerveza artesanal mostrando un cansancio aletargado. Esta noche lo entenderán o después de esta lectura de tantos días después.

Me enfermé dieciséis días con sus noches, no por el frío, no por el viento, no por la jornada de ese fin de semana. Me enfermé para soñar, levantarme este día, despejar la mente, escribir lo presente.

Rosa de los vientos se encuentra representada en todo el mundo, ahora entiendo claro la experiencia. Afrodita se impuso con sus historias en femenino plural; en otra ocasión el calendario no importará sino el desafío de una diosa frente al mar. Aché.

Comments

comments

Pin It

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>